¿Quiénes somos?

fille

Susana e Itziar,
Fundadoras de la Escuela Tu Trozo de Cielo.

Facilitadoras – lectoras de Registros Akáshicos – Terapeutas Péndulo Hebreo + Gemoterapia + Aromaterapia – Otras terapias entre el cielo y la tierra

Contacta con nosotras en el 661 366 976 o en info@tutrozodecielo.net


La Escuela nació con un propósito que a simple vista parecía una utopía, pero que poco a poco se ha ido forjando en una realidad tangible. Trabajamos desde el principio para bajar el cielo a la tierra y poder vivirlo aquí, vivir desde los valores de lo que realmente somos, desde el origen transformado en materia y vivido, experimentado y sentido en un maravilloso planeta como es la Tierra.
Todo se fue desarrollando en estrecha colaboración con el fabuloso equipo de seres de luz que nos asiste cada día y con la valiosa ayuda de los Guardianes de los Registros Akáshicos, quienes nos han apoyado en esta aventura y nos han ayudado a recordar cosas que habíamos olvidado y que a día de hoy son los pilares fundamentales de este proyecto en el que abogamos por SENTIR la VIDA desde lo que somos y vivirla desde el CORAZÓN, espacio en el que yace nuestra verdadera esencia y pieza clave para conectar con los Registros Akáshicos.
Desde que comenzamos esta andadura hemos ido derribando creencias, patrones, estructuras, hemos ido desmontando una realidad que habíamos asimilado y recogido de fuera, una realidad que cada día se sigue desmontando.
Nos hemos dado cuenta de que todo es mucho más fácil de lo que realmente nos han enseñado. Habíamos aprendido a vivir desde la mente, desde la lógica, desde la razón, y a través de Registros Akáshicos empezamos a vivir desde lo que somos, desde nuestro corazón, nuestra esencia y ese espacio sacro donde reside nuestro auténtico poder, libres de manipulación, de máscaras, de filtros. Empezamos a vivir desde lo que somos en realidad y en ese vivir desde dentro hacia afuera empezamos a ver un mundo lleno de magia, un mundo lleno de VIDA, que se había quedado bajo el velo de la mente, de las creencias recogidas de fuera, de todo lo aprendido. Estábamos tan llenos de todo lo de fuera que nos habíamos olvidado de llenarnos de lo que somos, libres de cargas, de culpas, de todo lo recogido.
Es por ello por lo que uno de los objetivos principales de esta escuela es ayudar, a quienes se suman a este proyecto, a RECORDAR, recordar quienes son, y empezar a vivir desde lo que son en conexión profunda y diaria con los seres de luz que nos asisten y con nuestros Registros Akáshicos, con la finalidad de avanzar disfrutando del camino y de esta maravillosa experiencia que estamos viviendo en el planeta Tierra.
La escuela ha ido creciendo, transformándose y actualizándose cada día. Cada una de las enseñanzas que vamos integrando van rompiendo con todo lo establecido hasta ese momento, y, además, nos vamos dando cuenta de cómo en la actualidad son muchas las escuelas y centros de formación espiritual que utilizan métodos de manipulación basados en teorías muy desfasadas que la propia psique humana recoge como válidas por la forma en la que está montada la estructura social.
Poco a poco se han ido cayendo velos y la luz se ha ido haciendo más fuerte, permitiéndonos ver mucho más allá, experimentándolo en la propia escuela y no solo en nuestras propias vivencias sino también en los comentarios y aportaciones de todos los que hoy formamos parte de este proyecto donde se han ido sumando a lo largo del camino muchos compañeros.
Socialmente hay una premisa que parece estar muy instaurada todavía en el sistema y se trata de la creencia de que hemos venido a la tierra a “sufrir y a pagar deudas”. Nada más lejos de la realidad. Cuando conectas con Registros Akáshicos ellos te ayudan a ir profundizando y quitando esas capas, esos velos, para mostrarte lo hermoso que es vivir, experimentar y sentir desde lo que somos, libres de culpas, de exigencias y de manipulación mental.
Las pautas de nuestra filosofía se basan en algo tan sencillo como experimentar la vida desde el corazón, sin juicios y siendo nosotros mismos, viviendo desde la coherencia en nuestro camino diario. Respetando siempre cada camino y cada VERDAD, pero avanzando desde lo que sentimos firmemente desde el corazón y la luz que nos impulsa cada día:
– Hemos bajado a la Tierra a ser felices, a disfrutar, a experimentar y crecer desde lo que somos no desde lo que nos han hecho creer que somos. Por lo tanto, no vibramos ni compartimos enseñanzas en las que se habla de que hemos venido a la Tierra a sufrir, a pagar deudas, o a aprender a través del sufrimiento. El concepto de karma está muy tergiversado y es desde esa ruptura de esquemas desde la que hemos empezado a comprender que somos seres independientes y libres que hemos venido a este hermoso planeta a sentir, experimentar, disfrutar, amar, reír, llorar… en definitiva a sentir la vida, de eso se trata.
– Encarnamos en la tierra con un regalo maravilloso: nuestro libre albedrío. Podemos ir caminando bajo una libertad que olvidamos muchas veces que tenemos, y esa libertad aparece cuando empezamos a llevar las riendas de nuestra vida desde lo que somos, espíritu y materia en una fabulosa fusión movida por la VIDA, un motor que impulsa al movimiento, al crecimiento, al cambio, a la creatividad, a la experimentación, una fuerza indescriptible y mágica que nos recuerda siempre que somos creaciones únicas, como dice siempre nuestra gran amiga maga.
– Hay situaciones que escapan por completo a nuestro control, pero desde la mente intentamos controlarlo todo. La VIDA guarda un porcentaje de incertidumbre que está lleno de magia y sobre el que no podemos hacer nada más que fluir. No somos creadores de nuestra propia realidad, podemos “co-crear” en lo que de nosotros depende intentando ver las diferentes situaciones que atravesamos desde lo que somos, pero no podemos cambiar nada que viole el libre albedrío del resto de implicados, únicamente podemos verlo desde el corazón y que pase el filtro de la luz que hay en nosotros, de ese modo aprendemos a vivir sin exigencias, sin culpas y sin control, pues la estabilidad es totalmente ilusoria, la vida es un cambio continuo y dentro del cambio está el crecimiento.
– Abogamos por la unidad, el compartir, la colaboración, la ayuda, la no competencia, y el intercambio de energía con la finalidad de poder crear una red de VIDA en la que cada participante puede sentir que en ningún momento está solo, que cuenta con toda la ayuda en CIELO y TIERRA, que la unión hace la fuerza y que desde esa unión siempre será más fácil disfrutar del camino, aportando, desarrollando, uniendo creaciones para poner en marcha fabulosas sinergias que suman conocimientos internos, creatividad y luminosidad. Siempre hemos sentido que en el compartir se genera una mágica energía que resta esfuerzos y suma soluciones. Creemos de una forma muy profunda en el amor incondicional y libre de juicios, ese amor que sentimos en cada conexión con Registros Akáshicos.
Agradecidas a la VIDA por ayudarnos a continuar con este propósito, agradecidas a los seres que nos acompañan y a los Guardianes de los Registros Akáshicos por aportar tanta luz en el camino, agradecidas a la Madre Tierra y al Sol por la estrecha colaboración que siempre hemos sentido por su parte, agradecidas a todas las personas que se van sumando a este barco y que confían en su Trozo de Cielo. GRACIAS.